Fundador de Maldonado



Fundador de Maldonado

El fundador de Maldonado, don José Joaquín de Viana, nació en 1718 en el pueblo de Lagrán, provincia de Alava (España). Desde muy joven se integró al ejército español, participando en las campañas de Saboya y Piamonte. En 1735 comenzó su carrera como Alférez, a los 31 años logró el ascenso a Teniente Coronel y en 1749 fue ascendido a Coronel. El Rey Fernando VI lo nombró como primer Gobernador de Montevideo. Cargo al que asumió el 13 de marzo de 1751 ante el Cabildo montevideano.

Su acción de gobierno frente a la plaza-fuerte de Montevideo estuvo signada por la reorganización de la ciudad, conclusión de las murallas y demás defensas de la plaza, y el desarrollo de la denominada política "tierra adentro" que determinó la expansión y el control efectivo de España en la Banda Oriental.

Una de sus primeras medidas al frente de la gobernación fue enfrentar y combatir a los indios minuanes que asolaban la campaña hasta las mismas puertas de la ciudad. Construyó un fortín de defensa en Santa Lucía y varias guardias permanentes en el territorio para garantizar la seguridad de los campos.

Mediante un decreto, denominado "Bando de Buen Gobierno", puso orden en lo interno de la ciudad, prohibiendo blasfemar y jurar, los juegos no autorizados, y el porte de armas. Impuso a las pulperías la obligatoriedad de usar las medidas oficiales, cumplir con los aranceles, evitar el comercio ilícito y la obligación de mantener farol encendido hasta las 9 de la noche. Organizó el abasto, hizo el señalamiento de la zona de Propios de la ciudad, construyó edificio para la cárcel, el matadero y corral para el ganado. Solicitó el aumento y mejor equipamiento de las tropas reales acantonadas en Montevideo y obtuvo nave armada con la cual custodiar las costas de la Banda Oriental. Reorganizó la estancia del Rey en base a ganados decomisados a los contrabandistas. Consecuentemente con su política expansionista, otorgó mercedes de estancia y chacra en parajes cada vez más apartados. Con el afianzamiento de la seguridad aumentaron las siembras, las construcciones y el tráfico comercial.

El 4 de noviembre de 1755 contrajo matrimonio con María Francisco de Alzaybar, sobrino de don Francisco de Alzaybar, con quien tuvo seis hijos (una de sus hijas fue la madre de Manuel Oribe).

Recién llegado al Río de la Plata efectuó el reconocimiento de la zona Este de la Banda Oriental, y se convenció de la necesidad imperiosa de poblar y fortificar el puerto de Maldonado y el paraje de Minas, como antemural de defensa frente a los portugueses que, en su afán expansionista, se acercaban peligrosamente al Río de la Plata. Fue así que, en 1755, dio comienzo a la población de Maldonado, colocando en las inmediaciones de la Laguna del Diario a trece vecinos con sus familias, que constituyeron el primer núcleo poblado de la región. En 1757 cambió su emplazamiento al actual.

También en 1755 participó como 2do. Jefe de la guerra guaranítica. En Salto levantó un fuerte y construyó almacenes.

En 1756 fue ascendido a Brigadier General de los Reales Ejércitos. Se desempeñó como Gobernador de Montevideo desde 1751 a 1764, habiendo solicitado al Rey su traslado a España debido a desavenencias con el Capitán General Pedro de Cevallos. En 1768 fue ascendido a Mariscal de Campo, con antigüedad a 1763. Por segunda vez desempeñó el cargo de Gobernandor entre 1771 y 1773, a pedido del Brigadier Juan José de Vertiz.

Adquirió una estancia al otro lado del río Santa Lucía y una chacra en las proximidades del Cerrito de la Victoria, las ruinas de la casa quinta aún hoy pueden observarse en la calle Atahona de Montevideo.

Falleció en Buenos Aires el 14 de diciembre de 1773, habiendo sido enterrado en el cementerio de San Francisco.

En 1994 el pueblo de Maldonado le tributó un merecido homenaje a su ilustre fundador erigiendo una estatua en su memoria que fue emplazada en la intersección de la avenida que, a partir de ese momento, llevó su nombre (antes se denominaba avenida José Artigas) y la calle Rafael Pérez del Puerto.

Material extraído del libro Retrospectiva Crónicas de Maldonado
Dr. Fernado Cairo Sola